cargando

Interior del yacimiento romano en la sede del MUHBA

Como bien sabéis, siguiendo los pasos del emperador Augusto, me encontré en la antigua Colonia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino. Es curioso cómo sin planteármelo anteriormente, pude conocer los pequeños nexos de unión entre esta increíble ciudad romana y nuestra citivas por excelencia: Iuliobriga. Cierto es que no solo les separan kilómetros y kilómetros de distancia, sino un mundo en cuanto a estructura, arquitectura, historia y yacimientos. Pero no por ello debemos olvidar la idea romántica de que Barcino fue fundada tras las Guerras Cántabras, siendo consecuencia directa de la distribución de tierras (a modo de recompensa) entre los soldados romanos que participaron en dicho conflicto.

En mi primera jornada visité tanto el Templo de Augusto como la Domus de Sant Honorat, quedando fascinado no solo por la grandiosidad de los restos sino por el excelente estado de conservación de los mismos. No olvidemos que la Barcelona contemporánea ha tenido gran parte de culpa (bendita culpa) en ello, actuando a modo de tapete urbanístico sobre los yacimientos existentes. Quien sabe que esconderá la actual Santander (¿Portus Victoriae?) o incluso el pequeño núcleo de Retortillo (¿Iuliobriga?) bajo sus casas, guardando celosamente un pasado que saldrá a la luz el día menos pensado..eso sí, siempre y cuando la empresa/s (en muchas ocasiones de acuerdo silencioso con la administración competente) de turno no decidan enterrarlo para siempre. Es curioso que esto último también sea un nexo de unión entre ambas capitales, ya que tuve la suerte de intercambiar opiniones con gente del sector en la ciudad condal que me explicaba algunos casos del "tapa, tapa que nos paran la obra" que podían haber paralizado alguna que otra gran construcción hace no muchos años. Y si, para el que no lo sepa, esto también ha ocurrido en Santander..incómodo pero cierto.

Volviendo a lo importante, en mi segunda jornada me pegué un auténtico atracón de yacimientos romanos de la época. Concretamente visité 3 "centros", todos ellos adscritos al Museu d’Historia de Barcelona: La sede central del MUHBA en la Plaça del Rei, la Vía Sepulcral Romana en la Plaza Villa de Madrid y la Domus de Avinyó en calle que le da nombre. Como los visitados el primer día, todos a menos de 500 metros entre sí y lo más importante: Los dos últimos gratuitos (el MUHBA eso sí vale 7€). Respecto a cómo llegar, exactamente igual que el otro día: Línea verde (L3) en la estación de Liceu o línea amarilla (L4) en Jaume I. Desde ahí solo 10 minutos a cada uno de ellos..siempre tendrás tiempo si no te gusta la historia de darte un paseo por el centro ;)


 

Sede central del MUHBA

Fábrica de garúm y salazón El origen de este centro es cuanto menos interesante. El edificio donde se ubica - la Casa Padellàs - fue trasladado piedra a piedra desde la calle Mercaders hasta la Plaza del Rei en el año 1931, fruto de la construcción y posterior apertura de la Vía Laiteana (una de las calles más importantes hoy en día). Las obras de cimentación en la nueva ubicación del edificio, permitieron sacar a la luz un increíble yacimiento que no solo contenía información y estructuras sobre la antigua colonia romana, sino de la evolución de la ciudad desde dicha época hasta la Barcelona medieval del siglo XII. Centrándonos en nuestro registro, podemos encontrar restos de la muralla original del siglo I.d.C, una lavandería y tintorería del siglo II d.C., una fábrica de salazón y garum del siglo III d.C. y una instalación vinícola de finales del siglo III / principios del IV d.C. Estos vestigios nos dan a entender la importancia de la urbe, que pasó de ser una colonia relativamente pequeña a convertirse en una ciudad con gran actividad tanto comercial como administrativa. Me resultó curioso pensar que en Santander capital no tengamos ningún edificio de uso público similar, quedándonos tan solo en pequeños vestigios (pero importantes) de termas y poco más. Y eso aun sabiendo que existen muchos puntos “calientes” en la capital regional (Península de La Magdalena, San Martín, etc)

Vía Sepulcral Romana

Vía Sepulcral Romana

Uno de los espacios que más me ha gustado. A su alrededor, parques para los peques, cafeterías, tiendas y un largo etc de servicios que complementan el espacio. De hecho, tal y como se aprecia en la imagen, está perfectamente integrada con la actual Barcelona. Se trata de los restos de una vía secundaria, fuera de las murallas de Barcino, que conducía hacia la actual zona de Sarría. En este mismo punto se erigió en el año 1588 el convento de las carmelitas descalzas, el cual quedaría seriamente dañado tras los bombardeos de la Guerra Civil, motivo por el cual fue trasladado. Sería entonces cuando saliese a la luz esta auténtica maravilla.

Se utilizó entre los años I y III d.C. por la clase popular de la antigua Barcino. Monumentos, aras, estelas y especialmente cupas (los monumentos semicurculares rojizos) ocupan este lugar, siendo especialmente llamativo que aún conserven los nombres de los difuntos y de los familiares que los levantaron. Como os comentaba antes, un espacio gratuito y de visita obligatoria. Eso sí, si quieres visitar su pequeño centro de interpretación tendrás que pagar 2€ (no está mal la verdad).

Domus de Avinyó

Domus de Avinyó

Uno de los secretos mejor guardados de la antigua Barcino. El primer día he pasado un par de veces delante de ella y ni siquiera he visto las indicaciones. De hecho, fue Google Maps quien me llevó, ya que en la entrada no encontraremos cartel alguno. Apunta: C/ Avinyó 15. Una vez dentro te comentarán que hay visitas cada hora, de modo que intenta llegar 15 minutillos antes de cada hora en punto para poder entrar. Suelen ser de grupos de 20 pero según me comentaron (y como pude comprobar) no se llena casi nunca el cupo.

Se trata de una domus datada entre los siglos I-IV d.C. que destaca por el rico conjunto de pinturas existente tanto en techo como en pared. Llaman la atención los motivos ilustrados, muy exquisitos y seleccionados con mucho gusto . Tanto la restauración de los mismos como la musealización del sitio es de no hace muchos años, convirtiendo este espacio en un increíble conjunto audiovisual que merece la pena visitar por su precio: Gratis. Se encuentra al lado de la muralla original de Barcino, y es más que curioso que si te mueves por las tiendas que la rodean puedas ver incluso parte de la misma. No solo eso, sino que diferentes establecimientos tienen pequeños vestigios perfectamente identificables que puedes ver mientras compras..unos zapatos, por ejemplo. Todo ello sacado a la luz en las diversas obras de acondicionamiento de los locales comerciales.

Imagenes

DESTACADOS

  • LA POZA

    Los campamentos de La Poza se encuentran en el municipio de Campoo de Enmedio, concretamente cerca de la localidad de Cervatos. Los dos asentamientos de campaña o castra aestiva fueron descubiertos por Ángel García Aguayo aunque fueron realmente identificados como campamentos militares por Jose Manuel Iglesias Gil y Juan Antonio Muñiz Castro. Fueron ellos quienes propusieron la posibilidad de que pudiesen acoger temporalmente un contingente que participase en las Guerras Cántabras, un destacamento (vexillatio) de la Legio IIII Macedonica, o que incluso fuese el campamento de la famosa cohors I Celtiberorum. Para quien no lo sepa, la cohors I Celtiberum fue una unidad auxiliar de infantería, con caballería de apoyo, del ejército imperial. No sería hasta el año 2001 cuando Eduardo Peralta detectase que no se trataba tan solo de un campamento, sino que existían dos superpuestos, posiblemente utilizados en diferentes campañas. Las únicas campañas arqueológicas realizadas hasta el momento fueron realizadas por el arqueólogo Juan José Cepeda y su equipo, quienes realizaron un total de cinco sondeos (tres en el campamento I y dos campamento II).

    El primero de los campamentos tiene una superficie total de 7,7 hectáreas, mientras que el segundo se extiende por un total de 4,6. Destacamentos sobre ellos que, a nivel estructural y de planta, son el "típico" campamento romano: de tipo rectangular con las esquinas redondeadas. Las defensas principales o aggeri del primero de ellos tiene una anchura en su base de 2,70 metros aproximadamente, realizándose mediante terraplenes de tierra y piedras extraidas del foso que circundaba todo el recinto campamental. Posee puertas en clavícula interna en el norte (porta praetoria), en el oeste (porta principalis sinistra) y en el este (porta principalis dextra). En este punto, permítanme dejar de ser objetivo: La puerta sur del recinto fue destruida por el gaseoducto de Enagas…¡viva el vino!..y luego nos preocupamos por la conservación del patrimonio.

    El segundo de los campamentos aprovecha el mismo eje de orientación (noroeste-suroeste) que el primero. Estructuralmente, respecto a sus accesos, tan solo podemos hacer referencia a la aparición de parte de una de las puertas laterales en forma de clavícula interna.


  • EL PEDRON

    El campamento o castellum de El Pedrón (Cervatos, Campoo de Enmedio) es uno de los mejores ejemplos a la hora de conocer e interpretar la importancia estratégica de según qué recintos fortificados. En este caso en concreto, no hablamos de un asentamiento de gran superficie, ni siquiera de una imponente atalaya dominando los valles de Campoo. De hecho, de entre las cimas que lo rodean, se encuentra ubicado por debajo de casi todas ellas. Pero que este dato no nos lleve a sobrevalorarlo: Es más que probable que en sus inicios jugase un papel fundamental en el asedio del conocido castro de Las Rabas y que después se convirtiese en enclave de gran valor sobre el control de las comunicaciones y abastecimiento del imperio romano en Cantabria.

    Las primeras noticias sobre el yacimiento proceden del conocido investigador Miguel Ángel Fraile López, quien a finales del siglo pasado hace una breve descripción de lo que interpretó inicialmente como un castro prerromano (Fraile, 1990: 130-131). Durante los años siguientes a su "puesta de largo" se cita en diversas obras por conocidos autores como Eduardo Peralta Labrador (Peralta, 2003: 52 nota 320, 307 Fig. 153), Miguel Cisneros (Cisneros et alii, 2008: 98, nº 156) e incluso por el propio Fraile en varias ocasiones (Fraile, 2004: nº 19 / Fraile, 2006: 15, 39). Todos ellos hace alusión a su origen "castreño", aunque comienzan a dudar sobre dicha atribución. No sería hasta el año 2008 cuando Rafael Bolado del Castillo, dentro del proyecto "El castro de Las Rabas y el Bellum Cantabricum: una propuesta para el estudio de la Edad del Hierro en Cantabria" diese origen a una nueva interpretación e identificación del yacimiento, la cual se aleja de la hipótesis del castro para acercarse (acertadamente) a la construcción militar romana (Bolado del Castillo et alii.). A partir de este momento, el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) inicia el estudio del yacimiento dentro de un plan de actuación de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria. Los resultados de dicho estudio están todavía pendientes de publicación…(a esperar toca).

    Bibliografía: Castros y castra en Cantabria.(Edita ACANTO)
    Agradecimientos: Rafael Bolado del Castillo

  • CAMPO DE LAS CERCAS

    El Campo de las Cercas es un campamento romano ubicado en lo alto de la sierra conocida como "Monte Tejas", muy próximo al lugar denominado como "La Collada". Su nombre viene dado por la abundancia de cercados de piedra utilizados por los ganaderos en sus inmediaciones, aunque de todos modos su nombre "oficial" (acordado por la corporación municipal de San Felices) es "Campamento Romano de Tarriba". Aún así, este nombre no es compartido por todos, mucho menos por las personas ligadas profesionalmente a la arqueología. El yacimiento ocupa dos municipios diferentes (San Felices y Puente Viesgo) y la decisión no es ni mucho menos una mera cuestión municipal de uno de ellos. Sin entrar en debates y siendo estrictos a nivel histórico y científico, seguiremos definiendo el yacimiento como Campo de las Cercas. El campamento fue encontrado por un vecino de la zona llamado Federico Crespo García Barcena en el año 1998, identificando este el emplazamiento como un castro cántabro. No sería hasta que Eduardo Peralta Labrador lo visitó cuando se identificó con un campamento romano de grandes dimensiones. Fue poco después, en el año 2001 y tras incorporarlo al proyecto "Arqueología de lasGuerras Cántabras", cuando se comenzó a ver la importancia arqueológica e histórica del mismo. En este sentido, debemos destacar que el Campo de las Cercas fue pionero como yacimiento en cuanto a excavaciones de puertas en clavícula se refiere, ya que fue el primero donde se excavó una puerta de clavicula en la Península Ibérica y una de las primeras en toda Europa.

    Su ubicación, como la gran mayoría de los campamentos romanos de Cantabria, no es casual. Se encuentra a unos 7 kilómetros al norte de La Espina del Gallego, dominando un paso (La Collada) de gran valor estratégico entre los valles del Besaya y El Pas. Además desde sus 700 metros de altitud se obtiene una amplia panorámica hacia la costa con la bahía de Santander al fondo. Respecto a su extensión, posee un total de 18 hectáreas, siendo sus ejes mayores de 1 kilómetro de distancia de largo por 300 metros de ancho (aproximadamente). Se cree, que gracias a tu tamaño, pudo ser uno de los lugares escogidos por el ejército romano para unir a dos de las columnas que penetrasen en Cantabria. La primera que avanzó desde el sur y se asentó en estructuras campamentales como El Cincho, Cilda, La Espina del Gallego o El Cantón. Por otro lado estaría otra columna militar llegada desde el mar, siendo el Campo de las Cercas su lugar de unión. Se plantea además que pudiese albergar miles y miles de hombres, hay fuentes que citan entre 30 y 32.000 hombres (varias legiones), pero es más lógico que el interior del mismo congregase una legión más algunas tropas auxiliares (5.000 o 6.000 la legión, 2.000 o 3.000 auxiliares y/o aliados), aunque al día de hoy no hay una cifra exacta que se pueda barajar. Siguiente con su morfología, se adapta a la perfección a la topografía de la sierra, siendo una estructura campamental larga y alargada. Posee además cuatro puertas en clavícula construidas con muretes de bloques de arenisca, una en el flanco norte y tres en el flanco oeste. Una de estas últimas, como hemos comentado previamente, ha sido la mejor estudiada. Presenta un suelo empedrado recubierto con una capa de graba, además de disponer de una única fossa fastigata de 5 y 6 pies a ambos lados de la puerta. En la parte interior de la misma existen dos zócalos de bloques de piedra con pequeños agujeros de poste en su base, lo que lleva a pensar que podría tratarse de la base de dos torres de madera que custodiaban esta entrada.

    BIBLIOGRAFIA


  • EL ALAMBRE

    El castra aestiva de El Alambre (Fuencaliente de Lucio, Burgos) forma parte de la élite campamental romana relacionada con el conflicto bélico de las Guerras Cántabras. No olvidemos que nos encontramos cerca uno de los "puntos calientes" de la contienda, concretamente en las inmediaciones del campamento romano de El Castillejo y el oppidum de Monte Bernorio. Se encuentra ubicado en un cerro situado al Suroeste de la citada localidad, en un paraje denominado "El Alambre", topónimo que le da nombre. Fue descubierto en 2003 por el equipo conformado por Eduardo Peralta Labrador, Federico Fernández y Roberto Ayllón, dentro de su conocida campaña de prospecciones arqueológicas de la zona que saco a la luz varios yacimientos romanos. Cabe destacar que el hallazgo vino dado por una referencia dada Miguel Ángel Fraile López, quien les puso sobre la pista de un posible castro indígena en las inmediaciones del lugar. Con posterioridad, aun teniendo casi la certeza de que nos encontramos ante un campamento romano, Fraile ha preferido interpretarlo como un asentamiento castreño de la Edad del Hierro (Fraile, 2006, 19 y 86).

    De lo que no cabe duda es que nos encontramos ante un recinto defensivo de grandes dimensiones, en una cima elevada rodeada por pendientes pronunciadas a modo defensa natural y con varias "fuentes" de agua adyacentes (el arroyo El Alambre por el Este y el río Lucio por el Norte), circunstancias todas idóneas para su construcción. Desgraciadamente, la actividad agrícola en alguno de los sectores y la falta de protección del yacimiento, pueden llevar a pensar que se ha perdido parte de la historia del mismo por el camino. Esperemos que futuras intervenciones arqueológicas nos muestren un poco más de lo que parece un enclave vital para el asedio y control del territorio de los antiguos cántabros.

    Bibliografía: Lvcentvm XXX - "Las monedas de los campamentos romanos de campaña de las Guerras Cántabras del asedio de La Loma, Castillejo y El Alambre" — Peralta Labrador, Eduardo; Hierro Gárate, José Ángel; Gutiérrez Cuenca, Enrique

  • A RECACHA

    El campamento o castellum de A Recacha es un pequeño recinto fortificado que se sitúa en lo alto de un imponente espolón en la sierra de Penamarela. Se ubica a tan solo 1.700 metros en línea recta de otra de las joyas arqueológicas de la zona: El campamento romano de A Granda das Xarras. Es cuanto menos curioso que nos encontremos con dos recintos campamentales tan próximos y a la vez divididos en tres provincias diferentes: Lugo, León y Asturias. Independientemente de esto, el conjunto de ambos nos recuerda inevitablemente a otros yacimientos arqueológicos relacionados con el Bellum Cantabricum Et Asturicum y que tienen similares características basadas en su distribución. En Cantabria por ejemplo nos encontramos con campamentos de campaña de superficie considerable acompañados por pequeños recintos o castellum en sus inmediaciones: Los campamentos de La Poza y el castellum de El Pedrón en Campoo, La Espina del Gallego y El Cantón en la vía del Escudo o incluso El Campo de Las Cercas y Las Matas del Castillo en esa misma zona. Cierto es que no todos tenían la misma función, ya que en la gran mayoría de los ejemplos expuestos tenían un fuerte componente bélico y de asedio/conquista hacia castros u oppidum cercanos (El castro de Las Rabas en Campoo o la propia Espina del Gallego donde luego se establecieron), pasando posteriormente a ser una figura importante en el control del territorio. Se cree que A Recacha y A Granda das Xarras tenían varias funciones en este contexto. Por un lado controlar el territorio y una de las vías hacia la costa y por el otro dotar de seguridad a las cercanas explotaciones auríferas de la zona.

    El recinto en sí (situado a unos 1.250 metros de altitud) posee una morfología atípica para los campamentos romanos, ya que aun intentando mantener trazos rectos y esquinas curvas como mandan los cánones, sus estructuras se adaptan principalmente a las irregularidades del espolón donde se asienta. Su hallazgo no es ni mucho menos actual, ya que en el inventario arqueológico del municipio de Navia de Suarna (Lugo) ya existía una referencia al enclave, si bien es cierto que bajo la categoría de "indicio" (López Marcos et al., s.f.). Lo que sí es relativamente novedoso es su contextualización y aproximación cronológica, ya que hasta hace unos años no se había tenido en cuenta su más que posible origen romano. En 2011 los arqueólogos Andrés Menéndez Blanco, David González Álvarez, Valentín Álvarez Martínez y Jesús Ignacio Jiménez Chaparro ya apuntaban está hipótesis en su artículo "Nuevas evidencias de la presencia militar romana en el extremo occidental de la Cordillera Cantábrica", ratificándose años más tarde con una intervención arqueológica. Sería nuevamente el equipo del CSIC liderado por Almudena Orejas quien en 2014 realizase dicha campaña en el yacimiento. Los trabajos realizados en verano del citado año fueron financiados por los ayuntamientos a los que pertenece el yacimiento (Ibias y Navias de Suarna) , y se prolongaron durante 10 días. En ese tiempo el equipo de arqueólogos confirmaron las hipótesis de la ocupación romana gracias a diferentes hallazgos materiales que veremos más adelante.

    No cabe la menor duda de que el conjunto que forman el castra minora de A Recacha y el castra aestiva de A Granda das Xarras ha abierto una nueva vía de investigación de la conquista y posterior control en el Noroeste de Hispania. Esperemos que el interés por parte de los ayuntamientos involucrados se vea apoyado por las diferentes Consejerías, pudiendo avanzar no solo en el conocimiento de ambos sino en la conservación y futura explotación turística de esta maravilla.

    Bibliografía:
    • Menéndez Blanco, Andrés; González Álvarez, David; Álvarez Martínez, Valentín y Jiménez Chaparro, Jesús Ignacio (2011): "Nuevas evidencias de la presencia militar romana en el extremo occidental de la Cordillera Cantábrica". Gallaecia, 30: 145-165.
    • Menéndez Blanco, Andrés; González Álvarez, David; Álvarez Martínez, Valentín y Jiménez Chaparro, Jesús Ignacio (2013): "Campamentos romanos de campaña en el Occidente de Asturias". Excavaciones Arqueológicas en Asturias 2007-2012. En el centenario del descubrimiento de la caverna de La Peña de Candamo*. Oviedo: Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Principado de Asturias. Dirección General de Patrimonio Cultural, 245-251.
    Agradecimientos: David González Alvarez