cargando

Sede del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) en Santander

La verdad es que, en lo que resta de 2014, quien se aburra es porque quiere. Sobre todo porque diversas iniciativas culturales en Cantabria están plagando nuestros muros de Facebook y Twitter y eso siempre es de agradecer. Si ayer hablábamos de la apertura del XXIV Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria en Puente Viesgo, hoy hacemos hincapié en el Ciclo "La Pieza del Mes" organizada por el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) y donde colaboran nuestros amigos de la Sección de Arqueología del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras de Cantabria. Esta iniciativa pretende acercar a todos los públicos algunos de los bienes emblemáticos que se conservan en el actual Museo, pudiendo enseñar de este modo más cercano parte de nuestro increíble patrimonio. Todos los primeros martes de cada mes a las 20 h. tienes una cita en el Museo, ¡no lo olvides!.

Yo ya tengo varias de las fechas apuntadas en mi agenda (lo que me conocen hasta se las imaginarán) pero aquí va un pequeño adelanto por si acaso no sabéis muy bien cuales son:

  • 1 de Julio, Lawrence Guy Straus (Universidad de Nuevo México) - ¿Qué es el Solutrense?.

  • 5 de agosto, Pablo Arias Cabal (Universidad de Cantabria)El toro y el cazador: la falange grabada de La Garma en su contexto.

  • 2 de Septiembre (Enrique Gutiérrez Cuenca y José Ángel Hierro Gárate) El broche de Santa Maria de Hito.

  • 7 de Octubre, Isabel Muñiz Fernández (Biblioteca Central de Cantabria) "Les cavernes de la región Cantabrique", el contexto de un libro.

  • 4 de Noviembre, Rafael Bolado del Castillo (MUPAC) Más allá de los Cántabros: La tésera de Las Rabas.

  • 2 de Diciembre, Carolina Cortes Bárcena (Centro Asociado a la UNED de Cantabria). Los límites de Roma. A propósito de los hitos terminales de Valdeolea y Valdeprado.

Personalmente echo alguna cosa en falta (todo desde el respeto, no saquemos conclusiones equivocadas), como por ejemplo algo de arqueología de la Guerra Civil (últimamente he visto interesantes artículos sobre ello), o incluso alguna charla sobre las diversas teorías, aunque molestas para los puristas, de una Julióbriga fuera de Retortillo..o incluso de los posibles orígenes de las estelas (no todo el mundo piensa que todas son cántabras, ¿y si alguna pudiese ser romana o más "actual"?). Quiero decir con esto que, aun encantándome el ciclo propuesto, muchos de los temas son, tal vez, demasiado especializados para el público general, incluso demasiado centralizados en los temas más difundidos. "Qué fácil es criticar.." pensarán algunos. Criticar es sencillísimo, lo difícil es proponer y pensar como lo haría uno y por supuesto aceptar las críticas que vengan. ¿Qué haría yo?. Aquí va (ya si eso para otro año jajajajaja):

  • Si tuviese la suerte de poder decidir (que ya ni en casa), cada una de las charlas la celebraría en su contexto. Debemos de olvidarnos de un MUPAC centralizado en un espacio, o de que no se construirá en la sede del Banco de España. ¡Fuera paredes!, ¿alguien se ha dado cuenta de que Cantabria está plagado de yacimientos musealizados, los cuales encajan perfectamente con cada uno de las charlas?. Cuevas de Cantabria, Domus de Juliobriga, Yacimiento de Camesa Rebolledo, Museo etnográfico…a mi cada una me encaja perfectamente, poniendo colofón a todas ellas en la sede del MUPAC. "Es que Santander es el centro del anillo cultural"…ya, dímelo a mí que vivo a 30 km (que no tengo ni tren, ni bus, ni coche) o mucho peor, a alguno que viva en Mataporquera…

  • Alguna de las charlas intentaría encajarla cronológicamente con algún evento "importante" o ligado a la misma. ¿Cómo cuál? La de la tésera de Las Rabas o la de los límites de Roma hubiesen estado genial haciéndolas coincidir con el 2.000 aniversario de la muerte de un tipo llamado "Augusto", quien fue tan importante y coetáneo respecto a estos contenidos. "Los conferenciantes no tienen disponibilidad (te lo compro)" o "es que las charlas son todos los primeros martes de cada mes"..¿Pero porquéeee? En verano tenemos que aprovechar la afluencia de turistas para poder vender las bondades arqueológicas y culturales de nuestra tierra. Aun siendo un profano se podían haber hecho 2 charlas el mismo mes, incluso haciéndolas coincidir y colaborando con las fiestas de Las Guerras Cántabras (sacríleeeegooo). Olvidemos por un momento que si la fiesta de Las Guerras Cántabras no tiene el rigor histórico que requieren, que si esto, que si lo otro..que si la abuela fuma..¿somos conscientes del volumen de gente/turistas que podrían ir primero a la charla en Los Corrales de Buelna y después al MUPAC si todos nos diésemos la mano?.

Bueno…yo creo que ya me echado encima a mis amigos del Museo, a la Consejería, a los amigos de CDL Cantabria…y alguno más. Pero siendo sinceros, debemos entender estas propuestas como lo que son..ideas de un pobre gañan que no ha tenido ni tiempo ni coche para ir a la inauguración del ciclo "La Pieza del Mes". Por cierto (en serio), ¡no olvidéis ir!

 

ENLACES

Imagenes

DESTACADOS

  • MUPAC

    El MUPAC (Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria) ocupa un moderno espacio de más de 2000 m2 dedicados íntegramente a la prehistoria e historia de nuestra tierra. Su excelente ubicación junto al Paseo Pereda, en los bajos del mercado del Este, además de la calidad de los materiales allí expuestos hacen de este lugar un punto de visita obligado para cualquiera de nosotros. Los más de 2.600 objetos repartidos en sus correspondientes áreas de interpretación no nos dejan lugar a duda sobre la importancia de los orígenes de lo que hoy conocemos como Cantabria: Nos permitirá ver cómo ha evolucionado la cultura material a lo largo de la Prehistoria de Cantabria y en las etapas más antiguas, hasta el final de la Edad Media. Podremos contemplar, junto a piezas inéditas, las estelas cántabras, tallas en asta o hueso y otros materiales que hace años se exhibían en los antiguos bajos de Diputación.

    El actual MUPAC esta pensado para el gran público, de ahí la inversión tecnológica de la cual está dotado. De todos modos, su ubicación final NO es la calle Hernan Cortes, sino que en un futuro próximo se trasladará al edificio del Banco de España. Evidentemente no se desechará la gran inversión realizada en el actual edificio (no olvidemos que ha pasado de ser una ubicación "permanente" a ser el actual museo), ya que se intentará distribuir el museo entre ambos espacios. Con este cambio se pretende que el futuro MUPAC actue como “lanzadera” para el turismo cultural, de modo que todo aquel que visite el museo sienta la necesidad de visitar además Altamira, Puente Viesgo, el Pendo y todos nuestros bienes del Patrimonio de la Humanidad de Cantabria en cuanto a arqueología y prehistoria se refiere. Del mismo modo se pretende fomentar las visitas a otro tipo de yacimientos como pueden ser Juliobriga, Camesa Rebolledo, grutas de como Covalanas y un largo etc de ubicaciones de interés cultural.


  • POBLADO DE CABEZON

    Tras atravesar la inmensa muralla que rodea el Poblado cántabro de Cabezón de la Sal nos damos cuenta de que estamos en un enclave especial. En primer lugar porque nos encontramos en lo alto del conocido "Picu de La Torre", pequeña elevación sobre la que existe un buen dominio visual del territorio tal y como hubiesen escogido los antiguos cántabros. De hecho, este punto era la ubicación de una antigua torre medieval de la cual se creé que proviene (entre otras teorías) el nombre del municipio, ya que dichas edificaciones recibían tambien el nombre de "cabezos" y la toponimia nos acercaría a lo que sería el "Cabezo del Valle de la Sal", derivando en el nombre final.

    Hipótesis a parte, el Poblado cántabro de Cabezón de la Sal es junto al de Argüeso, el referente divulgativo de la Edad del Bronce y del Hierro en Cantabria, recreándose elementos típicos de este arco cronológico para el disfrute del visitante. La técnica constructiva de las diferentes cabañas que lo componen es fiel a la utilizada hace más de 2.000 años, obteniéndose esta información gracias a las diversas campañas arqueológicas en nuestro territorio y el Norte de Palencia y Burgos (Regio Cantabrorum). En el poblado encontraremos las típicas cabañas circulares, como las encontradas en el yacimiento de Monte Bernorio o La Ulaña, donde nos sumergiremos en el modo de vida de sus antiguos moradores. Aquí aprenderemos cuál era su distribución interior, observando los diferentes enseres y aperos utilizados en la vida cotidiana: Molinos barquiformes, telares, recipientes cerámicos y un largo etc. Para complementar el arco cronológico a nivel constructivo, también nos encontramos dentro del recinto con la típica cabaña cuadrada, enmarcada en la II Edad del Hierro donde la influencia celtibérica alcanzo el mayor apogeo en territorio de los antiguos cántabros. No podemos pasar por alto la gran muralla construida en torno a las terrazas del interior del poblado. Es la única reproducción de este tipo que podemos encontrar en toda Cantabria a este nivel constructivo, reflejando a la perfección cual era la técnica utilizada en este tipo de estructuras defensivas. Tanto su puerta de acceso como su "corte" longitudinal nos permitirán apreciar la laboriosa tarea de levantar este tipo de asentamientos fortificados.

    Recuerda que el Poblado cántabro de Cabezón de la Sal se encuentra a tan solo unos minutos a pié del centro urbano, eso sin citar la cercanía del mismo con la salida de la autovía A8. Esto nos permite llegar a sus inmediaciones en diversos medios de transporte (coche, tren o autobús), algo vital en nuestros días. Recuerda informarte antes de realizar la visita bien en el teléfono que te adjuntamos, o bien a través del email correspondiente.


  • CASTILLO DE ARGÜESO

    El Castillo de San Vicente de Argüeso (Campoo de Suso, Cantabria) es una de las fortificaciones medievales con más renombre de Cantabria, nos atreveríamos a decir incluso que la más importante. Ya no solo estructuralmente es única en nuestra región, sino que su historia nos asoma a uno de los periodos más convulsos y agitados en nuestra tierra: La Edad Media. Centrándonos en la fortificación como tal, se cree que comenzó a construirse hacia el siglo XIII d.C, aunque a este respecto no existen más fuentes que las arqueológicas para fundamentarlo. Es por esto y por la ausencia de documentos escritos por lo que se suele hablar de un origen "oscuro" del castillo. Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que la fortificación no nació como un castillo sino como un torreón al cual, a lo largo de los siglos, se le fueron anexionando los elementos que hoy conocemos. La primera de estas piezas fue el torreón situado al suroeste, levantándose el segundo de ellos un siglo después aproximadamente. Ambas torres son prismáticas y están construidas en mampostería, salvo esquinales y vanos. Llama la atención el parecido de las mismas con otras que aún perviven en la zona, como la casa-Torre de Proaño (a escasos kilómetros), Cadalso o San Martín de Hoyos. Su morfología, con pequeñas y escasas ventanas, prueban el carácter defensivo que debieron tener en sus orígenes.

    Sería en los siglos XIV-XV d.C cuando el castillo comenzó a ganar mayor importancia por diversos motivos. El primero de ellos sería su moradora: Doña Leonor de la Vega. Para quien no conozca esta figura histórica, fue hija única de Garci Lasso Ruiz de la Vega y de Mencía de Cisneros, además de bisnieta de Garcilaso I de la Vega, Adelantado Mayor de Castilla en nombre de Alfonso XI. Se casó en primeras nupcias con con Juan Téllez de Castilla, II señor de Aguilar de Campoo y II señor de Castañeda, aunque enviudaría por la muerte de este el 14 de agosto de 1385 en la batalla de Aljubarrota. Dos años después, en 1387, contrajo un segundo matrimonio con Diego Hurtado de Mendoza, del cual obtendría la villa de Carrión de los Condes y el importantísimo señorío de las Asturias de Santillana. De hecho, uno de los 5 hijos de ambos, marcaría la historia de nuestra región para siempre, ya que fue el I marqués de Santillana y progenitor de la poderosa casa ducal del Infantado: Don Íñigo López de Mendoza. No olvidemos que fue uno de los protagonistas fundamentales de la política castellana de aquel momento, aunque también fue reconocido por la calidad de su obra poética. A la muerte del Marqués, en 1458, le sucede su primogénito, Diego Hurtado de Mendoza, quien merced a la fidelidad demostrada a los Reyes Católicos, sería nombrado en 1475 Duque del Infantado y Marqués de Argüeso y de Campoo. El segundo de los motivos por el que el castillo comienza a tener mayor protagonismo es por la creación de dicho marquesado. Es en el siglo XV d.C cuando se construye el cuerpo intermedio que une las dos torres, dotando a la fortificación de un aspecto más notable gracias a su altura y composición de la fachada principal.

    Poco más se sabe del castillo hasta finales del siglo XVIII d.C, cuando cae definitivamente en el abandono. Su estado fue deteriorándose por completo durante siglos hasta que en 1962 su última propietaria decide donarlo al ayuntamiento con el único requisito de que lo restauren. Sería en la década de los 80 cuando se comenzasen las obras para su puesta en valor. El primero de los pasos fue declararlo Bien de Interés Culturalen 1983,. Años más tarde, en 1989, se realizó una intervención arqueológica de urgencia en el interior de la torre medieval y en el patio de armas al poco de comenzar el reacondicionamiento del mismo. Se pudo determinar la existencia de una antigua iglesia que dio el nombre de San Vicente al castillo, además de confirmarse la existencia de una necrópolis medieval de los siglos IX-X d.C. De esta última, se puede observar una tumba de lajas en el centro del patio de armas en la actualidad.

    Tras la dura labor de restauración, donde el espacio habitable se tuvo que reconstruir en su totalidad, en agosto de 1999 abre de nuevo sus puertas. Once años de intensas labores donde se convirtieron sus murallas y muros sin contenido en un espacio didáctico y cultural como el que hoy conocemos, único en nuestra región. Se utilizaron materiales y técnicas de restauración similares a los utilizados en su construcción hace siglos, dotando así al Castillo de San Vicente de Argüeso de un halo de misterio y tradición milenarios, dignos de visitar.Desde Regio Cantabrorum te recomendamos que, en tu visita cultural por Campoo, te acerques a conocerlo, ¡te sorprenderá!