cargando
  • PORTUS VICTORIAE

    Portus Victoriae Iuliobrigensium fue un puerto fundado por los romanos en la costa Cantábrica cuya existencia aparece documentada por Plinio el Viejo en su obra Naturalis Historia. No se conoce a ciencia cierta su fecha de fundación, ya que se especula que fue durante el transcurso de las Guerras Cántabras (evidentemente no se llamaría del mismo modo) o al finalizar las mismas, de ahí su nombre actual. Al igual que con su fecha de datación, aún no está muy clara su ubicación exacta, ya que existen dos teorías bastante aceptadas que lo localizarían o bien en Santander o bien en Santoña. Diversos autores, entre los que destaca Joaquín Gonzalez Echegaray, apoyan el nexo entre Santander y Portus Victoriae con los siguientes argumentos:

    • El rio Sauga se ha asociado tradicionalmente con el río Asón. Plinio describió la costa Cantábrica de Oriente a Occidente: En primer lugar el "flumen Sauga" (río Asón) para después citar "Portus Victoriae". Es extraño que haga referencia a ambos teniendo en cuenta que, de estar Portus Victoriae en Santoña, no debería referirse al mismo ya que desembocaría en dicho puerto (Colindres para ser exactos).
    • Curiosamente, la distancia entre Santander y el nacimiento del Ebro sería (aproximadamente) de 40.000 pasos, tal y como escribió Plinio: "Portus Victoriae luliobrigensium. Ab eo loco fontes Iberi quadraginta millia passum".
    • Santander es la salida "natural" de Juliobriga al mar. El que Santoña fuese salida de esta ciudad romana obligaría a tomar otro tipo de rutas orográficamente más complicadas.

    No olvidemos la gran cantidad de restos arqueológicos encontrados en Santander, sobre manera en el área del cerro de Somorrostro donde se ubica la Catedral. El nombre de este cerro procede del término latín"summum rostrum" lo que traducido vendría a ser "promontorio mayor". En base la etimología de este término se asocia la localización de una posible edificación de gran relevancia, apoyado esto con el descubrimiento de las termas romanas en el interior de la actual Catedral. En este yacimiento se han encontrado varias estructuras termales y muros de contención, además del material numismático entre los que destacan un sestercio del emperador Trajano y otras monedas de Constantino I. Esto nos indica que los romanos llevaban acabo actividades mineras y comerciales con el puerto como base de operaciones.Apoyando esta teoría, existen además otros hallazgos de gran relevancia como los obtenidos en la península de la Magdalena como los restos de una edificación con suelos de mosaico, material numismático y cerámico y un Hermesde bronce.

    En cambio, autores como como Fermín de Sojo y Lomba o Aureliano Fernández-Guerra apoyan la teoría de Santoña como ubicación de Portus Victoriae. Para ellos se basan en varios argumentos entre los cuales destacan los siguientes.

    • Las condiciones geográficas de Santoña como puerto natural son mucho más ventajosas que en otras ciudades como San Vicente de la Barquera o Suances. Esta circunstancia haría que la descripción de Plinio el Viejo "saltase" hacia Oriente un paso, ubicando Portus Victoriae en Santoña y moviendo las demás localizaciones.
    • Los restos arqueológicos hallados cerca de la Iglesia de Santa María del Puerto demuestran la existencia de un puerto romano en Santoña, el cual no estaría documentado en ninguna fuente escrita. Es por todos sabido que de ser un puerto romano, los romanos hubiesen hecho hincapié en él a la hora de documentarlo.

    Independientemente de su ubicación, debemos de tener en cuenta que Portus Victoriae Iuliobrigensium fue un puerto vital en la romanización de la antigua Cantabria en todos sus aspectos, ya fuese económico o militar.

  • EL ROSTRIO

    Lejos queda ya el año 2012, donde de El Rostrío copaba titulares en prensa por la "recuperación" que el Ayuntamiento había hecho en la zona. Medios como el Diario Montañés argumentaban que se había "recuperado respectando al máximo los valores naturales del lugar, que son elevados, formando parte del Plan de Ordenación del Litoral". Incluso abundaba en que la actuación había sido premiada por la Federación de Municipios y Provincias. En la inauguración del nuevo parque, con campo de béisbol y pista de bicicross, el alcalde de Santander aparecía bateando junto a cientos de alumnos de los colegios Marqués de Estalla, Nueva Montaña y Cisneros. La verdad es que esa idílica escena en un soleado día de Mayo contrastaba y mejoraba con creces el basurero en el que se había convertido la zona. Con la salvedad de que no mucha gente sabe que el "acondicionamiento" de la zona se llevaba por delante prácticamente la totalidad de una estación al aire libre del Neolítico/Calcolítico y un gran depósito de silex único en Cantabria. El Rostrío, un gran yacimiento arqueológico (incluido tanto el la carta arqueológica de Santander como en el Inventario Arqueológico de Cantabria en los municipios de Santa Cruz de Bezana y la propia Santander).

    El yacimiento de El Rostrío fue descubierto en el año 1908 por el padre Jesús Carballo, quien descubriría un pico asturiense. La zona no sería prospectada a fondo hasta la década 50, cuando el doctor E. Matorra, encontró diferentes silex que depositaria en el Museo Provincial de Santander. Una década más tarde, en el año 1969, G.A. Clark realiza un exhaustivo estudio tanto de recogida de materiales en superficie como en pequeños sondeos. Obtendría un total de 1556 piezas entre las que destacaban dos picos asturienses. Por este motivo, Clark atribuyó esta cronología (Asturiense) al yacimiento, si bien en décadas posteriores a quedado bastante claro que la cronología del mismo se acerca bastante más al Neolítico/Calcolítico que a la citada época. En el año 1981 sería reconocido por el C.A.E.A.P. - Colectivo para la Ampliación de Estudios de Arqueología Prehistórica, mientras que la última excavación oficial se remonta al año 1999 cuando el equipo de GAEM tuvo que realizar una intervención de urgencia al verse afectado por las obras de instalación del emisario submarino del saneamiento de la bahía de Santander.

    Por último, dos años después de la inauguración del citado parque (en 2014) , estalla "la senda costera" y en definitiva el proyecto del Plan Litoral del Norte de Santander. Aquí comenzaría nuevamente otro declive para El Rostrío. La verdad es que, en la infinidad de paseos que doy por la zona, siempre pienso en la paradoja que aquí se produce. En gran parte de las publicaciones que he consultado, y en las historias que he escuchado de viva voz, siempre he oído la gran cantidad de piezas que particulares se han llevado a su casa. Incluso conozco gente que ha sido y es señalada por recogerlas (en muchos cortes producidos por la erosión natural se ven perfectamente) y entregarlas en el MUPAC. La frase de "entregan unas y se queda el resto" o "están expoliando el yacimiento" han estado y están a la orden del día. ¡Y ojo!, no lo estoy justificando. Pero me gusta ser lo suficientemente objetivo como para poder decir que, del mismo modo, se arrasó completamente El Rostrío como yacimiento con maquinaria pesada y nadie dijo ni dice nada públicamente. ¿Eso no es expolio?. Llamadme loco, pero entre que lo arrasen con maquinaria (vete tu a saber donde acaba) y que lo recoja la gente (vete tu a saber donde acaba), creo que los únicos que pagarían ante la ley por ello son los segundos, ¿no creéis? A mí como amante de la Historia no me queda más remedio que recorrer lo que fue un espectacular hábitat a finales de la Prehistoria entre un campo de béisbol sin uso, una pista de bicicross y un parque infantil..

    Bibliografía:"Informe de Impacto Ambiental | PGOU Santander" - BOC Extraordinario Núm. 35, 29 de Septiembre de 2012




¿ Echas de menos alguna localización o publicación?