cargando

Desarrollo de los trabajos arqueológicos. Fotografía: Rodrigo Villalobos García

Hoy viajamos lejos de las fronteras de Regio Cantabrorum para hacernos eco de una investigación arqueológica que comienza a vislumbrar un futuro esperanzador a corto y medio plazo. Se trata de la primera campaña de excavaciones desarrollada en el Pico de la Mora (Peñafiel, Valladolid), donde los resultados apuntan a que el lugar estuvo ocupado en época Campaniforme (2.500-2.000 a.C.). No olvidemos que este periodo de tiempo, comprendido entre el Calcolítico y los comienzos de la Edad de Bronce, se denomina de esta manera por las especiales características de las vasijas cerámicas con forma de campana invertida y profundamente decoradas halladas por toda Europa.

Nos encontramos ante un enclave fortificado del cual se cree que fue construido en dicho periodo. Previamente se conocía la presencia de dicha estructura defensiva en base a algunas prospecciones superficiales y fotografía aérea. No sería hasta el mes de agosto cuando un grupo de investigación dirigido por el Dr. José Antonio Rodríguez Marcos (profesor de la Facultad de Historia, Patrimonio y Comunicación de la UBU – Universidad de Burgos) y por el Dr. Rodrigo Villalobos García (Uva- Universidad de Valladolid) realizase la primera excavación gracias a la financiación de la Junta de Castilla y León.

Los directores, acompañados por un grupo de siete investigadores, han realizado una intervención en el sector septentrional de la muralla, pudiendo constatarse algunos rasgos de su técnica constructiva. Se ha comprobado que esta estructura de unos 100 metros de longitud por 2,5 metros de ancha pudo estar formada por un tosco paramento tanto interior como exterior. En algunos sectores se han podido reconocer grandes bloques de piedra caliza de 1 metro de anchura utilizados para soportar el peso del relleno, compuesto principalmente de cantos de caliza de medio tamaño mezclados con tierra. En el interior de la muralla han aparecido diferentes materiales arqueológicos, tales como fragmentos de cerámica y útiles líticos, que son perfectamente atribuibles al "horizonte Campaniforme" tanto por su morfología como por los diferentes paralelos que poseen en yacimientos cercanos (Pico del Castro, Quintanilla de Arriba). Otro de los factores fundamentales encontrados en el relleno de la muralla son diferentes "carbones" que serán datados en el futuro para confirmar la cronología del sitio.

Se han realizado además diferentes hallazgos en superficie (y en una pequeña cata) en el interior del recinto tales como un diente de hoz, una fusayola, un buen número de núcleos de silex y un gran conjunto de cerámicas lisas obtenidas en este reconocimiento. No olvidemos que en años posteriores, en diferentes prospecciones superficiales, habían aparecido ya restos cerámicos tanto lisos como con pequeñas decoraciones. Todo el conjunto (tanto la intervención en la muralla como los materiales) atestigua que el Pico de La Mora pudo ser el hábitat de un pequeño y a la vez interesante grupo. La muralla, si las dataciones absolutas confirman la cronología más que probable, será la más antigua de este tipo que se conoce en el sector central de la Meseta castellanoleonesa.

Desde Regio Cantabrorum queremos felicitar a todo el equipo de investigadores, ya que parece ser el comienzo de un proyecto arqueológico de lo más interesante y prolífero. ¡Enhorabuena y a por ello!

Fuente: UBU - Universidad de Burgos

 

Imagenes

DESTACADOS

  • CUANDO LA HISTORIA SE ESCRIBE EN LOS MEDIOS

    Menudo titular, empezamos bien. Puede que parezca una afirmación superlativa, fruto de alguien con algún rencor oculto, incluso alguna frustación que se pretende resolver a golpe de tecla y exabrupto. Nada que ver con la realidad..con mi realidad. Tengo la suerte de escribir sobre arqueología e historia por devoción y sin limitación alguna, otro gallo cantaría si tuviese que hacerlo a nivel profesional en esta región. Es por esto último por lo que de vez en cuando, a modo de ridículo superhéroe cultureta, me gusta ponerme en la piel de aquellos que investigan y a los que por unos motivos u otros no se les da la importancia que merecen a nivel social (en lo económico ya ni entro). Imaginemos por un momento que un grupo de arqueólogos de renombre realizan un hallazgo que puede escribir una nueva página (o reescribir más de una) en el conflicto por antonomasia en Cantabria: El Bellum Cantábricum et Asturicum..o las Guerras Astur-Cántabras (que tenemos mucha manía de quitarnos de en medio al vecino, yo el primero). En un mundo cultu-ideal, como en Disney, sería una noticia fantástica, digna de admirar no solamente por los profesionales del sector sino por toda una sociedad tanto civil como política que ensalza su milenario pasado. Pero en Cantabria, donde la Dirección de Cultura no ha arrancado aún (le pese a quien le pese) tras las últimas elecciones hace ya más de 4 meses, es y será por lo que parece..un folio de entrada más en la Consejería. Y esta "importancia" administrativa es la que finalmente se extrapola a los medios de comunicación con El Diario Montañés como mayor exponente. Y lo digo para bien, ¡ehhhhh! que soy el primero que desayuna un buen café leyéndolo, al igual que miles y miles de cántabros. Lo que pasa es que, al igual que a nivel "administrativo" hay folios (que no pasarán del spam del correo electrónico) y "FOLIOS" con mayúsculas, donde ya entra en juego tu nivel de afinidad (que bien queda no poner enchufe…uy..mierda). Es aquí donde entra en juego el color político reinante, o si tu sobrino es editor, o si enviaste algún artículo que pudiese ofender al excelentísimo alcalde de Santander y a su Anillo de Los Nibelungos. En definitiva, una realidad moldeada a medida de quien lo necesita y que en muchas ocasiones deja de lado o maquilla la historia en beneficio de quien se quiera, como el "Hallazgo en diferido de Camesa"

    ¿Y todo esto por qué?. Porque creo que uno de los nuevos hallazgos que cambiará a buen seguro parte de la historia de las Guerras Cántabras (sumergiéndola de lleno en Liébana), no pasará de un copia/pega en la sección de "Agencias" del prestigioso periódico. Si hombre si, esta sección donde no sabes cómo se entra y que parafrasea lo que diga la agencia EFE. Una pena viendo la difusión de la cueva de Aurea o de la "Ruta de Los Foramontanos", que a buen seguro nacieron socialmente bajo el halo protector de alguien con más suerte y afinidad. Yo, más raro que un perro verde, me quedo con este increíble hallazgo que también "parafraseo" de la nota de prensa (¡si es que voy a peor!). Os dejo con el texto completo :)


  • NUEVO DIRECTOR EN EL MUPAC

    Durante el día de hoy se ha hecho pública la noticia de que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha adjudicado el puesto de Director del MUPAC (Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria) al director de las Cuevas Prehistorias de Cantabria y doctor en historia, Roberto Ontañon. Nacido en Santander en 1965, este licenciado (año 1988) y doctor en Historia (Prehistoria – año 2000) por la Universidad de Cantabria cumple sobradamente los requisitos para acceder a dicho puesto, sobre el cual también tenía opciones el también arqueólogo, investigador y director del Instituto de Prehistoria y Arqueología ‘SautuolaRamón Bohigas.

    Este nombramiento se hace público tras conocerse la resolución del Boletín Oficial de Cantabria que vio la luz hoy martes 19/11/2012. Cabe destacar que existe la posibilidad de interponer recurso de alzada ante el Consejo de Gobierno en el plazo de un mes, aunque por el bienestar arqueológico de la región esperamos que no haya mucho “conflicto” a este respecto.

    Roberto Ontañon ha sido profesor de la Universidad de Cantabria entre 2003 y 2005, compaginando esta actividad con su labor como investigador. Desde el año 2007 imparte clases en el Master de Prehistoria y Arqueología de esta misma Universidad. Fuera del ámbito “docente” es Presidente de la Comisión Científica Internacional de Arte Rupestre de la UISPP y miembro en diversas comisiones científicas de índole nacional e internacional.

    Además, es asesor científico de ICOMOS Internacional y UNESCO en materia de Arte Rupestre. También ha sido el coordinador de la propuesta de inclusión del bien "Arte rupestre paleolítico del norte de España (extensión de Altamira)" en la Lista del Patrimonio Mundial, admitida por la UNESCO en 2008.

    Fuente: El Diario Montañes