cargando

Peña Amaya, por Tony Rotondas (Wikipedia)

Comencé el estudio con ahínco en base a una idea, un tanto peregrina, para la que necesitaba hacer cuadrar un gran número de datos. Uno de los mas importantes era el controvertido ITINIRARIO DE BARRO que sería la prueba de fuego de mis cábalas.

Llegado a ese extremo caí en profundo desasosiego pues no había forma de completar el puzzle. Abandoné el problema hasta que este año lo he planteado de forma inversa. Lo abordé en sentido contrario y me propuse resolver primero la AMAYA del ITINERARIO. Como consecuencia de ese análisis he llegado a la conclusión de que esa AMAYA y la capital de los cántabros o, al menos, la AMAYA medieval son realidades distintas.

Sintetizo el razonamiento que me ha llevado a esa conclusión. Lo primero que me propuse fue hacer una interpretación medianamente coherente del ITINERARIO pues al respecto tengo leído muchas "vagabundeces" (disquisiciones etéreas) pero nada concreto.

Como estamos ante una distancia fraccionada en cantidades discretas (presuntamente en millas) que es imposible ajustar a una determinada realidad geográfica, la clave consiste en localizar dos puntos de ese trayecto para deducir la equivalencia real de esas cantidades.

Otra posibilidad es determinar la distancia real aproximada de todo el trayecto y dividirlo por la suma total de los parciales que lo componen pero al faltarnos la distancia entre Arecillum y Portus Blendium no es aplicable aunque existe una alternativa si lo suplimos con Juliobriga.

El problema es que desconocemos el trayecto del itinerario pero lo hemos deducido de la información disponible sobre calzadas y suponiéndole que sigue la ruta mas lógica y propicia. Es decir: Mansilla, Sahagún, Carrión de los Condes, Osorno, Herrera, Aguilar, Reinosa. La distancia León- Juliobriga viene a ser de 187 Km que equivalen a las 50 presuntas millas por lo que vemos que una presunta milla se aproxima al valor de 4 Km.

Otra forma de inferir este valor es a partir de un trozo determinable de ese trayecto como el que podemos localizar entre Octaviolca y Juliobrica suponiendo que la primera en función del siguiente dato (Fray Justo Pérez de Urbel en CONDADO DE CASTILLA -tomo III- pag 1267 menta a REBILLA DE VALDEOLCA en las cercanías de Aguilar) se halle en las proximidades de Aguilar y obtenemos un resultado similar

Para terminar, partiendo del análisis interno de los valores que nos ofrece el ITINERARIO se desprende la tendencia a dominar la cantidad de V millas y al observar la distancia real entre las poblaciones del recorrido vemos que se concentra, cuando la geografía lo permite, en el entorno de los 20 Km. lo que nos coloca ante la misma proporción.

 

Itinerario de Barro

Con esos datos vamos interpretar el citado ITINERARIO y de paso situar la AMAYA que aparece en el.

  • LEGIONE VII – RHAMA VII
    Le corresponderían 28 Km y la distancia real de León a Mansilla es de 17, 24 Km. pero considerando que esta es desde las afueras de León no parece ir desencaminada.

  • RHAMA – AMAIA XVIII
    Esto nos manda a 72 Km. lo que nos coloca en Carrión de los Condes. La distancia real es de Mansilla a Sahagún de 34,45 Km. y de Sahagún a Carrión 35,34 Km. lo que suma un total de unos 70 Km. clavándolo. No debemos olvidar que el Carrión fue en época medieval una importante frontera por lo que una Amaya en esa zona tendría sentido. Esta deducción se contradice con el nombre de Lacobriga que se le atribuye pero que lo resuelva aquel a quién le corresponda.

  • AMAIA – VILLEGIA V
    La distancia de Carrión a Osorno es de 21,53 Km. por lo que responde bastante ajustado. Quizá no lo haga el nombre pero me repito con la digresión precedente.

  • VILLEGIA –LEGIO IV V
    La distancia de Osorno a Herrera es de 20,65 Km. así que me ahorro explicaciones.

  • LEGIO IV - OCTAVIOLCA V
    La distancia Herrera a Aguilar es de 22,73 Km. por lo que sigue respondiendo aunque quizá sea mas preciso el Bernorio o sus inmediaciones.

  • LEGIO IV – IULIOBRIGA X
    La distancia Aguilar a Reinosa es de 35,2 Km. lo que cuadra bastante bien.

  • IULIOBRIGA – ARACILLUM V
    Si nos vamos unos 20 Km. al norte de Reinosa nos encontraremos en la zona de Bárcena de Pié de Concha, Molledo, incluso, hasta Arenas de Iguña; lo que conduce a situar esta mítica batalla en Cildá y la Espina del Gallego tal y como intuyó Eduardo Peralta y equipo.

  • ARACILLUM – PORTUS BLENDIUM
    Carecemos de ese valor pero considerando que la distancia Reinosa a Torrelavega es de 48 Km. parece que habría que situar PORTUS BLENDIUM, sin género de duda, en la ría de Requejada.

    Una vez realizada esta deducción podemos intentar acercarnos al significado del topónimo ARA-CILLUM que interpreto, ahora, como un compuesto del ibero-euskárico ARAN = valle y CILLUM que daría en castellano SILLO y SEJO y que me parece relacionada con la forma CILLORIGO con la que se denominó al desfiladero de La Hermida. Por lo tanto, el compuesto parece significar VALLE ESTRECHO.
    La palabra ARAN habría sobrevivido en ARENAS, e IGUÑA no me cabe duda que tiene relación con los cántabros CONIACOS y, quizá, con CÓNCANA. Otra interpretación pude hacerse a partir de CLUNIA (colonia) que ha dado IRUÑA y, aunque algo forzado, podría ser la base de IGUÑA.

La tercera fase que consiste en discutir los resultados obtenidos.

No es de extrañar que Carrión sea denominada AMAYA si tenemos en cuenta la existencia del Ayuntamiento de AMAYUELAS un poco al sur dentro de los dominios de Monzón de Campos. Además, hay un AMAYUELAS DE OJEDA al sur de Cervera de Pisuerga de valor solo testimonial para el caso que nos ocupa.

El río Carrión ha sido un importante límite medieval entre Castilla y León. La lucha permanente entre estos dos reinos por fijar su frontera, que comenzó estando en el Pisuerga conforme a una división de la península puramente geográfica de origen romano que tendía a dividirla en función de las cuencas hidrográficas, se desplazó a este río y al Cea e, incluso, mas al oeste.

Carrión fue capitalidad del condado hereditario establecido en el siglo X que comprendía: Liébana, Entrepeñas, Saldaña y Carrión. De su inclusión en la órbita castellana depende la expansión hacia occidente de Castilla. Esa importante posición pudiera tener su origen en la conformación territorial en el Medievo sobre los cimientos urbanos del Imperio.

Es muy dudoso, no obstante, que esta AMAYA tenga algo que ver con la capitalidad cántabra pues está, claramente, fuera de su territorio. Aunque si pudo ser el centro administrativo de lo que era la Cantabria del Oeste que se desgajó de su entronque cántabro a consecuencia de las divisiones provinciales romanas y pasó a integrarse en el mundo astur-leones a la caída del Imperio, aunque una vez conformada Castilla regresó a su tronco primigenio.

No obstante, el hecho de que Leovigildo la tomara como preámbulo de su campaña contra los Suevos, dato muy intrigante pues supone un ataque destinado a no dejar enemigos peligrosos a la espalda, debe tenerse en consideración.

Tampoco puede olvidarse que el topónimo CANTABRIA solo ha resistido en la zona media de las cuencas del Esla y Pisuerga (Valencia de Don Juan, Sahagún y Respenda de la Peña).

Para mas lío, está la AMAYA burgalesa en la falda del impresionante roquedo que constituye un importante punto fuerte en la expansión de los pueblos del norte hacia la Meseta. Ese carácter ha contribuido a que se la considere la sede de la capitalidad cántabra y el objeto de todas las menciones históricas pero, en mi opinión, eso no deja de ser un simple supuesto.

Todavía, lo complican mas las fuentes documentales de los monasterios de La Rioja por la existencia de una ciudad denominada CANTABRIA por lo que resulta muy difícil discernir a que entidad se refieren a pesar de que está claro que comprendían bastante bien la situación del territorio del pueblo cántabro a partir del monte Hijedo.

Todos estos argumentos son fundamentales para intentar resolver el problema de AMAYA aunque de momento solo sirvan para añadir otra incógnita.

Gonzalo Gómez Casares